INDICE DE SECCIONES



 
ÍndicePORTAL DE RANWOCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
En epoca de engaños decir la verdad es un acto revolucionario. (George Orwell)

Comparte | 
 

 Martin Varsavsky: la conexión 15-M con la Fundación Rockefeller

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Marcelo,El Argentino
Administrador
Administrador
avatar

Mensajes : 10011
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Localización : España

MensajeTema: Martin Varsavsky: la conexión 15-M con la Fundación Rockefeller   Sáb Abr 20, 2013 8:36 am

Martin Varsavsky: la conexión 15-M con la Fundación Rockefeller
08-01-2013




Martin Varsavsky es la primera prueba palpable (y a buen seguro que no será la última) que vincula muy estrechamente al movimiento 15-M con la familia más poderosa y criminal que el mundo haya conocido jamás: el clan Rockefeller (¡ya estaban tardando en aparecer!).
Este multimillonario argentino de origen judío y formado académicamente en las universidades más prestigiosas de los Estados Unidos, llamado Martin Varsavsky, recientemente, y haciendo gala de un espíritu filantrópico, impropio de una persona que ha amasado toda una colosal fortuna dejándose guiar por la más abyecta codicia, facilitó a los “acampados” del 15-M, en España, la posibilidad de conectarse gratuitamente a internet, vía wifi. Para ello ordenó la instalación de sus famosas foneras (router wifi de la compañía Fon, propiedad de Martin Varsavsky), en todas las acampadas más importantes del 15-M (1).
¿Pero qué ha podido llevar a Martin Varsavsky a un acto de tanta generosidad, más teniendo en cuenta que se trata de un hombre acostumbrado a actuar exclusivamente con la perspectiva en la mente del interés y del lucro personal ? ¿Quizás se haya contagiado del espíritu de la navidad del cuento de Dickens?
Para comprender y poder explicar mejor este sospechoso comportamiento filantrópico, veamos quién es Martin Varsavsky, sus vínculos con la poderosísima familia Rockefeller y los intereses que podrían tener éstos en la extensión de un movimiento como el 15-M.
El apoyo de Varsavsky al 15-M no ha consistido sólo en prestar su ayuda en el terreno informático, sino que también ha sido un gran propagandista mediático del mismo, tanto a nivel local, como internacional, publicando artículos en lengua inglesa, en varios de los más prestigiosos medios de comunicación mundiales, en los que no repara en elogios para expresar su admiración por los “indignados” (2).
Este peculiar “indignado” es el fundador de siete grandes empresas (3), entre ellas destacan, ya.com o Jazztel, en el campo de las telecomunicaciones, y Medicorp Sciences, en el campo de los negocios farmacéuticos. Esta última se dedica al desarrollo y fabricación de los famosos test del SIDA. Estos test han sido denunciados en multitud de ocasiones, debido a que nunca son capaces de detectar el VIH (supuesto virus vinculado al SIDA), sino que basándose en la reacción de los anticuerpos de cada persona que se hace la prueba, se decide etiquetarla como VIH positivo o no, independientemente de que sea portador de virus alguno (4).
Por este motivo son muy frecuentes los falsos positivos. A pesar de su poca fiabilidad (una persona que haya pasado recientemente un constipado puede dar positivo), estos test han sido de gran utilidad a la hora de conseguir futuros consumidores de larga duración (nada menos que el resto de sus vidas) de tóxicos y costosísimos retrovirales como el AZT. Precisamente la familia Rockefeller es la mayor beneficiaria de todo el negocio montado en torno al VIH-SIDA (5), desde principios de los años 80 del pasado siglo, al ser la propietaria y accionista de prácticamente toda la industria que gira entorno a él (estudios, test, fabricación de retrovirales…).
Pero más allá de esta coincidencia de intereses económicos en el macro-negocio del SIDA, donde más nítidamente se puede ver la vinculación entre Varsavsky y los Rockefeller es en varias de las “fundaciones” en las que ambos participan, actuando como presidente o miembro del consejo de administración, el primero, y como patrocinadores, los segundos, pudiéndose apreciar además una clara relación empleado-empleador.
Por un lado tenemos la Safe Democracy Foundation, desde la que curiosamente ya se alentaba a una revolución en la Unión Europea al estilo 15-M, antes de que éste apareciera (6), y de la que Varsavsky es presidente, y la Fundación Rockefeller colaboradora habitual (7). Algo similar ocurre con la Clinton Foundation (Cool (gran propagandista del negocio VIH-SIDA) y One Voice (una plataforma sionista), de las que nuestro protagonista es miembro del consejo administrativo y la Fundación Rockefeller (junto a la Fundación Soros, entre otras) uno de sus patrocinadores (9).
Una vez visto que uno de los más importantes mecenas del 15-M, es un hombre muy estrechamente vinculado con una de la familia más poderosa del mundo, veamos los intereses que podría tener ésta en un movimiento, aparentemente contestatario, como el 15-M o el de los indignados.
Durante toda su vida, la familia Rockefeller (en alianza con otros hombres de las grandes finanzas como Rothschild, Morgan, Ford) ha tenido un plan en la mente: el control total de los recursos del planeta (energéticos, alimenticios e incluso humanos), para lo cual consideraban como necesaria la aparición de un gobierno mundial único, capaz de legislar de un modo global y totalitario, vulnerando la soberanía y las aspiraciones de los diferentes pueblos, en beneficio propio (privatización de los servicios públicos). En tal sentido han venido impulsando la creación de instituciones como la ONU, el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial. Un ejemplo reciente de esto ha sido la guerra contra Libia, aprobada e impulsada por la ONU, y uno de cuyos objetivos es el de poner plenamente a disposición de las multinacionales petrolíferas occidentales, los recursos energéticos de Libia.
Para convertir en realidad este sueño totalitario de centralización absoluta del poder mundial, y conseguir un completo sometimiento de los pueblos a los intereses privados de un grupo de oligarcas, es necesaria la desarticulación de los antiguos Estados-nación. Con este objetivo se impulsaron las llamadas revoluciones de colores, en el espacio post-soviético; con este objetivo se han impulsado las revoluciones árabes, y con este objetivo se están impulsando y se impulsaran las revueltas de los indignados (recordemos las próximas convocatorias a nivel mundial 19-06-2011 y 15-10-2011, anunciadas como #worldrevolution). Los diferentes Estados-nación (unos en mayor y otros en menor grado) son el último (o penúltimo) obstáculo entre los intereses de los grandes grupos financieros y el control total y absoluto, por parte de éstos, de los recursos del planeta, de ahí que deseen tan ardientemente su desaparición.
Con todo esto, no quiero decir que los antiguos Estados-nación supusieran algún tipo de beneficio para el género humano, pues no eran más que un método de someter a la inmensa mayoría de las personas de una sociedad, a los intereses de una minoría dominante; en otras palabras, se trataba un primer paso previo y necesario para sentar las bases del actual sistema esclavista. Lo que quiero decir es que con esta nueva centralización totalitaria del poder, camuflada bajo una falsa apariencia de dar respuesta a una serie de demandas populares (bajo las cuales se esconde perversos mensajes subliminales: “no queremos abolir el actual sistema de esclavitud asalariada, tan sólo queremos mejorar nuestra condición de esclavos” o “lo público no funciona, por lo que es necesario un cambio”), realizadas por un movimiento más mediático que real (15-M, indignados), se pretende dar una vuelta de tuerca más a la condición de explotados (esclavos asalariados) que padece la inmensa mayoría del género humano.
Es decir, la oligarquía mundial, cuyo mayor exponente es el clan Rockefeller (en alianza con otros clanes como los Rothschild, Morgan o Ford), busca endurecer aún más nuestras cadenas, concentrando aún más los centros del poder (gobierno mundial), para vulnerar más eficazmente la soberanía popular, en pro de los intereses privados. Algo que se pretende presentar como una respuesta a las demandas populares, pues de otra forma no seria aceptado fácilmente por la mayor parte de la población. De ahí el interés en promover movimientos mediáticos y espectaculares, aparentemente populares, como el 15-M, utilizando para ello a sus más fieles cortesanos (Enrique Dans, Punset, Mayor Zaragoza o el mismo Martin Varsavsky, del que aquí hemos hablado), que bajo la apariencia de pedir mejoras sociales, sólo buscan la destrucción del orden actual y la implantación de uno nuevo, más propicio para los intereses de los oligarcas.
Una vez obtenidas las reformas deseadas, y pasado un tiempo de gobernanza global totalitaria, probablemente, el siguiente paso será la destrucción de este mismo gobierno global, con el fin de eliminar definitivamente todo lo que pudiera suponer un mínimo obstáculo entre esclavistas y esclavos. El fin perseguido es dejar a la especie humana totalmente a merced de los caprichos de un puñado de auténticos sicópatas.

_________________
El conocimiento es poder.



Volver arriba Ir abajo
http://resistealnwo.mi-foro.es
 
Martin Varsavsky: la conexión 15-M con la Fundación Rockefeller
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» precinto de L. Marnet de Vich-dedicada a San Martin
» Un Martin Pescador
» Conexión AES/EBU
» Martin Pescador
» Ayuda cajas Martin antiguas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
INDICE DE SECCIONES :: Armas de Manipulacion-
Cambiar a: