INDICE DE SECCIONES



 
ÍndicePORTAL DE RANWOCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
En epoca de engaños decir la verdad es un acto revolucionario. (George Orwell)

Comparte | 
 

 Sustracción de órganos, Falun Gong y el futuro de China

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Marcelo,El Argentino
Administrador
Administrador
avatar

Mensajes : 10011
Fecha de inscripción : 23/01/2010
Localización : España

MensajeTema: Sustracción de órganos, Falun Gong y el futuro de China   Miér Mar 13, 2013 6:12 am

Sustracción de órganos, Falun Gong y el futuro de China
“Matar inocentes por sus órganos es una tragedia y una desgracia, es la deslegitimización de todo el régimen comunista chino”, declaró el abogado David Matas en su última ponencia

Jue, 13 Dec 2012



David Matas en Jerusalén en septiembre de 2012. David Matas es un abogado internacional de derechos humanos que reside en Winnipeg, Canadá

¿Qué impacto tiene en el control que el Partido Comunista Chino ejerce sobre China, el asesinato de los practicantes de Falun Gong por sus órganos? ¿Estamos viendo, a causa de estas muertes, el fin del comunismo en China?

Falun Gong es una mezcla de antiguas tradiciones chinas espirituales y ejercicios físicos. Fue traído al público en 1992 por Li Hongzhi y se propagó rápidamente por toda China con el apoyo de los funcionarios del gobierno, que consideraban los ejercicios muy beneficiosos para la salud y para las finanzas del sistema de salud.

En 1999, los practicantes de Falun Gong eran, según una encuesta del Estado, más numerosos que los miembros del Partido Comunista. En ese momento, por temor a perder su supremacía ideológica y por envidia a su gran popularidad, Jiang Zemin -ex jefe del Partido- declaró la prohibición de Falun Gong.

Todos los que hacían los ejercicios de Falun Dafa después de 1999 eran detenidos y obligados a denunciar la práctica. Los que no lo hicieron fueron torturados, y los que se negaron a renunciar, desaparecieron después que fueron torturados.

¿Qué pasó con los desaparecidos? David Kilgour y yo, en dos informes de julio de 2006 y enero de 2007, y en un libro publicado en noviembre de 2009 –todos titulados “Cosecha Sangrienta” –, concluimos que muchos fueron asesinados por sus órganos vendidos para trasplantes por grandes sumas de dinero a pacientes, muchos de ellos extranjeros. A pesar de que me llevaría demasiado lejos ir a través de todas las pruebas que nos llevaron a esta conclusión, mencionaré unos cuantos puntos.

Investigadores hicieron llamadas a hospitales de toda China, aduciendo ser familiares de pacientes que necesitaban trasplantes, y preguntaban si tenían órganos vitales de Falun Gong para la venta, ya que se sabe que los ejercicios que practican los vuelven muy saludables, de modo que sus órganos serían sanos. Obtuvimos confirmaciones grabadas de todas partes de China; las transcribimos y tradujimos.

Los practicantes de Falun Gong que fueron detenidos y después de la tortura se retractaron, saliendo de prisión y de China, nos dijeron que durante su detención se les hacían pruebas sistemáticas de sangre y estudios de sus órganos, pero a los otros detenidos no se les hacía. Los rutinarios exámenes médicos no eran por la salud de los practicantes de Falun Gong, ya que eran torturados, pero eran necesarios para los trasplantes.

Los tiempos de espera para un órgano de trasplante en China son de días y semanas; en el resto del mundo, los tiempos de espera son de meses y años. Un tiempo corto de espera para un trasplante de un donante fallecido, significa que alguien está siendo asesinado por ese órgano.

No hay otra explicación para el número de trasplantes que el abastecimiento proveniente de practicantes de Falun Gong.

China es el segundo país con más trasplantes, seguido de EE.UU. Hasta 2010 China no tenía un sistema de donación de personas fallecidas, y hasta hoy ese sistema produce donaciones que son estadísticamente insignificantes. Además, las fuentes de donantes vivos son limitadas por ley solo a parientes de los donantes, y es una práctica oficialmente desalentada porque los donantes vivos sufren complicaciones de salud por donar un órgano.

El Ministerio de Salud chino, admite que los órganos para trasplantes provienen casi exclusivamente de prisioneros. El ministerio también afirma, que los criminales sentenciados a muerte no son prisioneros de consciencia ejecutados.

El número de prisioneros sentenciados a muerte, y posteriormente ejecutados, que se necesitaría para suplir el volumen de trasplantes en China, es mayor que los estimativos estadísticos de penas de muerte más exagerados. Además, el volumen de penas de muerte disminuyó en los últimos años, pero el volumen de trasplantes, excepto por un breve repunte en 2007, se mantuvo constante.

Políticas de abuso de trasplante de órganos

El Ministerio de Salud reconoce que el suministro de órganos de prisioneros es incorrecto y promete terminar con el abuso en cinco años, pero no de inmediato. La razón que esgrime para no terminar inmediatamente con estas prácticas, es la política.

Otros activistas y yo, presionamos a la Asociación Médica Mundial para que se expulse a la Asociación Médica China por su abuso de trasplante de órganos. El Dr. Wonchat Subhachaturas, Presidente de la Asociación Mundial de Médicos, en una carta enviada el 18 julio de 2011 al Dr. Torsten Trey, Director Ejecutivo de Doctores contra la sustracción forzada de órganos, escribió: “El Profesor Huang (Viceministro de Salud) dijo que… no conseguiría de inmediato el apoyo político necesario para cambiar la práctica de sustracción de órganos de prisioneros ejecutados”.

El uso de la palabra “inmediatamente” es un eufemismo. El viceministro Huang lucha, por lo menos desde agosto de 2009, por el fin de la práctica. ¿Por qué durante estos años el abuso no fue suspendido? ¿Y qué tenía que ver la política?

Los trasplantes de órganos son realizados por profesionales de la medicina, no por políticos. Quizás se podría entender desde la economía que aboga el viceministro Huang, ya que hay demasiado dinero de por medio con el abuso de trasplantes para detenerlo, pero en cambio, él se refugió en la política.

Para comprender la dinámica del trasplante de órganos, es necesario entender la política de represión contra Falun Gong. De acuerdo a un artículo del La Gran Época, escrito por Cheng Jing el 9 de abril de 2012, la dinámica política que impide que termine el abuso de trasplante de órganos, se explicó en marzo de este año con las pocas palabras enigmáticas del ex Premier chino Wen Jiabao.

Según una fuente, en una reunión a puerta cerrada celebrada el 14 de marzo de 2012 por el Partido Comunista, el primer ministro de Zhongnanhai afirmó: “La sustracción de órganos a personas vivas sin anestesia y su venta por dinero, ¿es algo que un humano puede hacer? Cosas como éstas ocurren desde hace muchos años. Estamos a punto de jubilarnos, pero esto no está resuelto. Ahora que el incidente de Wang Lijun es conocido por todo el mundo, usen esto para castigar a Bo Xilai. Resolver el asunto de Falun Gong debería ser una decisión natural”.

Al día siguiente, el partido anunció que Bo perdió su posición como Secretario General del Partido Comunista de Chongqing.

Por lo tanto, Wen instó a usar el incidente de Wang Lijun para castigar a Bo Xilai, afirmando que la sustracción de órganos por dinero está conectada con la cuestión de Falun Gong.

Esta afirmación del Premier necesita análisis. ¿Qué tiene que ver el abuso de trasplantes de órganos con la prohibición de Falun Gong? Bastante si concluyes, como David Kilgour y yo lo hicimos, que los practicantes de Falun Gong son asesinados por sus órganos.

¿En qué consistió el incidente Wang Lijun? El 6 de febrero del año en curso, Wang Lijun, entonces alcalde adjunto y jefe de policía de Chongqing, visitó el consulado estadounidense en Chengdu por un día completo. Cuando salió, la policía de seguridad china lo arrestó. Wang fue a juicio en secreto el 17 de septiembre por su intento de deserción, y públicamente el 18 de septiembre. Él no refutó los cargos.

La conexión entre abuso de trasplante de órganos y Bo Xilai requiere un poco de explicación.

Aunque esto es un resumen, la lucha del poder civil en China gira alrededor de tres facciones: la línea dura, los reformadores y los armonizadores. El líder de la línea dura era el ex dirigente Jiang Zemin, que inició la prohibición de Falun Gong en 1999. Su sucesor en la Asamblea Permanente es Zhou Yongkang, la cabeza del aparato de seguridad china del partido, y también de la represión contra Falun Gong. El hombre nombrado para remplazar Zhou Yongkang en la Asamblea Permanente en el 18º Congreso Nacional era Bo Xilai.

La posición del premier está en manos de una línea de reformistas: Zhao Ziyang, desde 1980 hasta 1987; Zhu Rongji desde 1998 hasta 2003; Wen Jiabao, desde 2003 hasta 2012. Antes de que Jiang Zemin comenzara su campaña para prohibir Falun Gong, el Premier Zhu Rongji promocionaba la práctica de Falun Gong como beneficiosa para la salud.

Los armonizadores, ejemplificados por Hu Jintao, el ex jefe del Partido Comunista, y su sucesor Xi Jinping, no intentan mantener a todos felices, solo a las distintas facciones dentro del Partido. Ellos evitan confrontaciones sobre las diferencias.

Bo Xilai no solo era duro contra Falun Gong. Él y su asistente Wang Lijun, fueron centrales en el asesinato de los practicantes de Falun Gong por sus órganos.

La investigación que David Kilgour y yo realizamos fue impulsada por la declaración de una mujer que usa el seudónimo de Annie. Ella le dijo a La Gran Época, en un artículo publicado en su edición del 17 marzo de 2006, que su ex esposo sustrajo córneas de practicantes de Falun Gong en el hospital Sujiatun entre 2003 y 2005. Annie dijo que otros doctores en el mismo hospital sustraían otros órganos de las víctimas, que los practicantes de Falun Gong eran asesinados durante la sustracción y que sus cuerpos eran incinerados.

Los detalles de la historia que Annie contó sobre el empleo de su esposo, no eran tan distintos de los detalles de la historia que el Doctor Wang, otro relator que confesó a este Congreso una historia sobre su propio trabajo, que de hecho fue rotundamente negada por el gobierno de China y admitida años después. La única diferencia sustancial en las dos historias, la de Annie y Doctor Wang, está en el tipo de prisioneros a quienes se les sustraían los órganos.

Sujiatun, donde trabajaba el esposo de Annie, es un distrito en la ciudad de Shenyang en la provincia de Liaoning. Bo Xilai fue nombrado alcalde de la ciudad de Dalian en la provincia Liaoning desde 1993 hasta 2001. Fue nombrado vicesecretario del Partido Comunista Chino para la Provincia Liaoning en 2000. De febrero de 2001 a febrero 2004 fue gobernador de la provincia Liaoning.

Mientras estuvo en Liaoning, Bo desarrolló una reputación como un líder brutal de la persecución contra Falun Gong. El período en el cual el esposo de Annie laboró en el hospital Sujiatun y el periodo en el que Bo Xilai era gobernador de la provincia, coinciden para los años 2003 y 2004.

Entre 2003 a 2008, Wang Lijun fue el jefe de la Oficina de Seguridad Publica en las instalaciones del Centro de Investigación Psicológica de la ciudad de Jinzhou (OSPRC), provincia de Liaoning. Allí se realizaron investigaciones sobre un método de ejecución lenta, que permitiría la sustracción de órganos para trasplantes antes que la persona muriera por la droga inyectada. Además, llevó a cabo investigaciones adicionales para evitar que los pacientes que recibieran los órganos de los prisioneros inyectados sufrieran efectos adversos por estas drogas.

Una de las llamadas hechas por el equipo de investigación, que usamos para los informes y libro que David Kilgour y yo escribimos, fue hecha a la Primera Oficina Criminal de la Corte Intermedia del Pueblo de Jinzhou. La llamada, fechada el 23 de mayo de 2006, fue así:

Investigador: Comenzando desde 2001, siempre conseguíamos riñones de personas jóvenes y saludables que practican Falun Gong recluidos de centros de detención y cortes…me pregunto si todavía tienen de tales órganos en su corte.

Funcionario: Eso depende de sus credenciales… si tienen buenas credenciales, todavía puede proporcionarse alguno.

Investigador: Debemos conseguirlos nosotros, ¿o ustedes se hacen cargo de ello?

Funcionario: De acuerdo a experiencias pasadas, usted tendrá que venir acá a gestionarlo.

En septiembre 2006, Wang Lijun recibió de la Fundación de Ciencia y Tecnología de Guanghua, el Premio a la Innovación y Contribución por la investigación y desarrollo de dicha inyección letal. En su discurso el habló de “miles” de casos de trasplante de órganos ‘in situ’, provenientes de prisioneros inyectados con la nueva droga, donde él y su equipo formaron parte. Dijo que “ver cómo asesinan a alguien y después ver cómo sus órganos son trasladados a los cuerpos de otras personas, es bastante estremecedor”. Un comentario que habría sido digno de Josef Mengele.

En 2003 y 2004, Wang Lijun trabajó directamente bajo el mando Bo Xilai en la Provincia Liaoning.

En febrero de 2004, Bo fue a Beijing después de convertirse en Ministro de Comercio. Mientras era Ministro de Comercio, Bo viajó alrededor del mundo promoviendo el comercio internacional e inversión en China. Sus viajes les dieron a las victimas la oportunidad de demandarlo por su papel en la persecución a Falun Gong en la Provincia Liaoning, iniciándose causas en su contra en 13 países.

En diciembre 2007, el Consulado americano en Shanghái escribió al Departamento de Estado en Washington: “Gu (el Profesor Gu de Nanjing) comentó que Bo estaba buscando ascenso a vice Premier. Sin embargo, el ex Premier Wen estaba en contra del ascenso, mencionando las numerosas demandas contra Bo en Australia, España, Cañada, Inglaterra, Estados Unidos y en otros sitios por miembros de Falun Gong. Wen argumentó, acertadamente, que la exposición internacional negativa de Bo, lo hacía un candidato inadecuado para representar a China en un nivel internacional más alto”.

Bo se convirtió en miembro del Politburó y pasó de Ministro de Comercio en Beijing a Jefe del Partido Comunista de Chonqing, en noviembre 2007.

En 2008, poco después que Bo fue trasladado de Beijing a Chongqing, Bo trajo a Wang Lijun de la Provincia Liaoning. Wang tenía varios puestos en seguridad pública en Chongqing, y en 2011 se convirtió en alcalde encargado de la ciudad bajo la responsabilidad de Bo. En febrero de este año, Wang intentó desertar mientras se desempeñaba en ese puesto.

Superficialmente, el intento de deserción de Wang Lijun estaba relacionado con el homicidio del británico Neil Heywood. Como indican los comentarios del ex Premier Wen Jibao en la reunión del Partido Comunista en abril, había más de por medio.

A fines de marzo 2012, resultados de búsquedas sobre trasplantes de órganos en el buscador oficial Baidu, mostraron información sobre el trabajo que David Kilgour y yo llevamos a cabo: “Cosecha Sangrienta”, y el involucramiento de Wang Lijun en el tráfico de órganos. Pareciese que había un intento activo para desacreditar a la facción de Bo a través del abuso de trasplantes de órgano, con Bo como cómplice.

El foco en el asesinato de Neil Heywood parece ser obra de Hu Jintao y el actual líder Xi Jinping, para minimizar el alcance de la disputa entre facciones. La prohibición de Falun Gong y sus asesinatos para extraer sus órganos, son asuntos demasiados grandes que el partido no puede manejar fácilmente.

El ex líder Hu y su sucesor Xi, en la pesquisa de puestos para el nuevo Comité Permanente del Partido, estaban dispuestos a sacrificar a Bo, pero deseaban tratar a Falun Gong y el abuso de trasplantes de órganos fuera de la mesa. Sugiero que aquellos de nosotros que estemos interesados en terminar con el abuso de sustracción de órganos en China, hagamos todo el esfuerzo para prevenir que esto no ocurra.

Puede haber una tendencia a observar de soslayo y especular en lo que depara el futuro, pero no debemos olvidar que, cuando se trata de asuntos humanos, tenemos el futuro en nuestras manos. No necesitamos sentarnos pasivamente prediciendo el futuro. Nosotros podemos hacer el futuro. Deberíamos estar haciendo esfuerzos para construir el futuro, de tal manera que se respeten los derechos humanos.

La lucha para moldear al nuevo Comité permanente del Partido Comunista muestra que el partido está lejos de ser monolítico. Bo Xilai fue movido del Ministerio de Comercio en Beijing a la ciudad de Chongquing debido a las demandas en su contra en el extranjero. La resistencia extranjera a la opresión del Partido Comunista Chino, cuando es conocedora y dirigida, es impactante.

Matar inocentes por sus órganos es una tragedia y una desgracia, una deslegitimización de todo el régimen comunista chino. Wen Jibao usó el asesinato de practicantes Falun Gong para extraer sus órganos y desacreditar a Bo Xilai. En realidad, desacredita todo el control del Partido Comunista sobre China.

Regímenes represivos se ven estables porque no son amenazados por elecciones. Sin embargo, su represión es quebradiza. Cada toque de derechos humanos sobre la cáscara dura de un régimen represivo puede parecer tener poco impacto. Con el tiempo, la acumulación de estos toques llevará al rompimiento de manera imprevisible, en cualquier momento, de repente.

Esa es la experiencia que vivimos con el régimen apartheid en África del Sur, la tiranía comunista sobre la Unión Soviética, control Soviético de Europa Occidental y Central, y los estados de seguridad nacional latinoamericanos. Ayer estaban allí y parecían impermeables al cambio. Ahora se han ido.

China comunista espera un fin similar. No podemos estar seguros de cuando sucederá, pero podemos ayudar a que ocurra acelerando los hechos. No nos debemos quedar parados de brazos cruzados frente a las atrocidades del Partido Comunista Chino, agarrando nuestras manos, esperando lo mejor, cuando de hecho podemos hacer algo para contrarrestar estas atrocidades.

El libro State Organs (Órganos Estatales) que Torsten Trey y yo escribimos, que trata el abuso de trasplante en China, y que acaba de ser publicado, comienza con una cita del dirigente Ateniense Solon del siglo VII a.C., hace casi tres mil años: “¿Cuándo terminará la injusticia? Cuando aquellos que no sean víctimas se sientan tan indignados como aquellos que si lo son”.

Esa es una verdad universal. No solo la preocupación de los extranjeros tendrá un impacto en la evolución de los acontecimientos en China. Solo cuando aquellos fuera de la China -que no son víctimas del régimen comunista- muestren tanta indignación a los crímenes del régimen como las propias víctimas, terminará la opresión en China.


Parte de este artículo pertenece al discurso de David Matas en el foro público celebrado en el Hotel Koreana, Seoul Korea, el 31 octubre, 2012.

David Matas es abogado de derechos humanos internacionales. Matas vive en Winnipeg, Manitoba, Canadá.

http://www.lagranepoca.com/26155-sustraccion-organos-falun-gong-futuro-china

_________________
El conocimiento es poder.



Volver arriba Ir abajo
http://resistealnwo.mi-foro.es
 
Sustracción de órganos, Falun Gong y el futuro de China
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Qi gong y el amor, vídeo de gran belleza y mejor mensaje.
» Reglas de los signos para la adicion, sustraccion, multiplicacion y division de numeros con signo
» El origen de las especies- Efectos del mayor uso y desuso de los órganos
» Etapas monofonicas Xindak PA-1
» As de Carbula (falsa)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
INDICE DE SECCIONES :: Nuevo Orden Mundial-
Cambiar a: